Historias que inspiran. Tejer red de redes. Crear círculos virtuosos. Construir vínculos que sanan el alma y nos elevan. Unid@s por un mismo espíritu. Distint@s pero iguales. Conectar y visibilizar con amor y humildad. Resonar que somos luz y tenemos sombras. Que todos vinimos con un para qué. Que todos tenemos un propósito que está ligado a nuestros dones, a lo que vinimos a dar, a lo mejor que sabemos hacer y por ende SER.

Así arranqué esta iniciativa, con muchas ganas de entusiasmar y contagiar pero también, y por sobre todo, de compartir momentos de presencia profunda y verdad. Instantes que dejen huella, que nos transformen y nos hagan mejores personas.

Esta red nació en el mar 🌊💙con Pato 🙏quien llegó a mi mágicamente. Contar algo de ella fue un regalo, escuchar su pasión, vibrar su entusiasmo.

La invité a que seamos red de red de más conciencia y le pedí que me ponga en contacto con alguna personita que como ella emprenda con corazón.

Y así llego Ruth, bella personita. En cada encuentro sumamos saberes. Esta semana se sumó Sole, cocina comida viva y nos juntamos a degustar cosas ricas.

Nos une a todas el amor al mar, la fuerza y las ganas de seguir nuestro instinto, el pulso de nuestro corazón.

Esta idea surgió de lo profundo de mi alma, movida por las ganas de que cada vez sean más l@s que se animan a crear una vida más en consonancia con el cuidado de nosotr@s mismos y la naturaleza.

Ya les conté de Pato y Ruth en mis últimas columnas y próximamente sabrán más de Sole.

Animate a encontrarte, a sentirte, a cuidarte y cuidar el medio ambiente. A crear un camino simple y lleno de presencia a las pequeñas GRANDES cosas que están ahí, esperando cada día a ser descubiertas. Te animás?🙌❤

 

Por Marcela D’Ambrosio, directora de Capital Humano de #sabelatierra y creadora de @liveworkjoy