Meditar es el arte de estar presente con cualquier cosa que hacemos. Es estar atentos y conscientes mientras somos y hacemos.

Creemos que meditar es sólo sentarse a respirar en silencio. Y si bien es muy importante detenernos, observarnos en quietud y sostener esos momentos para la introspección, meditar es mucho más que eso.

Meditar es un acto consciente de vida. Y eso nos deja sin excusas de falta de tiempo y de fiaca.

Descubrir esto mientras hacía el instructorado de Mindfulness fue maravilloso. Darme cuenta que tenía en mis manos el poder de una gran transformación. Porque vivir presentes nos cambia radicalmente. Nos encuentra. Nos conocemos.

Claro que no es cómodo. También quiero desmitificar eso. Meditar te hace ver todo con lupa y es por momentos muy incómodo y doloroso. Nos pone a trabajar. Nos desafía a movernos. Pero no hay nada más poderoso que crear cada día sintiendo y observando con honestidad.

Hoy podés comenzar la semana meditando con cualquiera de tus actividades, desayunando, bañándote, trabajando, cocinando, haciendo gimnasia. ¿Cómo? Llevando tu atención plena, centrando tu presencia en aquello que estás haciendo.

Respirar, inhalar y exhalar te ayuda a despertarte, a ponerte ahí donde estás con todos tus sentidos.

Comenzá cada día practicando mejores hábitos de vida. Comer sano, hacer deporte, pensar menos y mejor.

Animate a llevar conciencia a cada paso de tu camino. Te animás?🙏💜

Por Marcela D’Ambrosio, directora de Capital Humano de #sabelatierra y creadora de @liveworkjoy