A lo largo de mi camino de conciencia voy observando y descubriendo cada vez más cosas que siguen transformando mis días, volviéndolos más profundos y lindos.

Hoy quiero compartir dos de esas palabras que para mi son las más poderosas que conocí: AMOR y VERDAD.

Dos palabras bellas que todo lo pueden. Convierten el frío en calor, el odio en ternura, la codicia en generosidad, el egoísmo en empatía y así podría seguir.

Claro que para poder llevar mi vida adelante desde este lugar tuve que desarrollar principalmente coraje, tuve que hacerme valiente porque no es fácil pero sí es absolutamente posible.

Para lograrlo, en ese trayecto tan movilizador, aprendí a abrir mi vulnerabilidad, mis miedos, mi fragilidad a otros.

Aprendí que tenía que desarmarme para deconstruirme desde estos valores. Necesité sostén y contención.

Abrir mi corazón y pedir ayuda fue todo un aprendizaje. Hermoso por cierto. Mágico. Poderoso. Decir te necesito y tengo miedo, para personas como yo con creencias duras y limitantes tales como …”yo todo lo puedo”, fue y es un gran desafío, tan humano como pocos.

Pero desde ese momento todo cambió. Porque hoy realmente mi guía es la verdad y el amor, y cuando no puedo me apoyo en quienes me quieren y se genera… “sinergia”, lograrlo con otros… JUNTOS.

Te aseguro que tiene otro valor, es una experiencia enriquecedora y hermosa.

Así que HOY más que nunca deseo que te animes a crear tu ruta desde el AMOR y la VERDAD porque te aseguro que te espera algo tan pero tan lindo que ya nada volverá a ser lo mismo.💗

👉Por Marcela D’Ambrosio, directora de Capital Humano de #sabelatierra, creadora de @liveworkjoy Especialista en desarrollo humano, Coach ontológica, Instructora en mindfulness.