Mantenerme despierta. Respirar y estar presente aquí y ahora. Conocerme. Sentirme. Animarme aunque incomode. Disfrutar mientras aprendo las lecciones del camino.

Todas estas cosas me recuerdo cada mañana porque así deseo vivir. Escuchando a mi corazón y a mi cuerpo que no me mienten y me hablan a cada instante.

Recorrer con verdad y amor. Recorrer con alegría pero también con tristeza. Con días de furia pero también de calma. Con minutos de miedo pero también de confianza. Recorrerla con todos sus colores y matices para resonarla cada día más. Saberla. SER y dejar SER.

Conectar y practicar el AMOR, la ALEGRÍA y la CALMA para transitar y trascender lo que molesta y me ayudan a ser honesta conmigo y con los que me rodean.

Aceptar lo que soy y lo que es, tal cual es, sin juzgar. Perdonándome y perdonando. Honrando esta ruta. DESPERTANDO CADA MAÑANA.

No lo olvides, por favor, recordá que esta es tu responsabilidad más grande en cada amanecer. MANTENERTE DESPIERTO y CONECTADO con la simpleza y con el milagro de respirar un día más.

👉Por Marcela D’Ambrosio, creadora de @liveworkjoy y directora de Capital Humano de Sabe la Tierra. Especialista en desarrollo humano, Coach ontológica, Instructora en mindfulness.