Amo mi profesión. Es mi propósito. Acompañar a personas, organizaciones y emprendedores sociales en el desarrollo de su máximo potencial humano. Ampliar conciencia. Colaborar en la búsqueda de sentido y en la creación de caminos con corazón y simpleza, donde menos es más. Eso me inspira, me mueve.

Me encanta escribir sobre mis procesos pero hace un tiempo comencé con ganas de ser puente para otros. Dar a conocer historias de personas valientes que se animaron a buscarse, encontrarse y desde ahí construir caminos con alma. Personas que despertaron y desean vivir este aquí y ahora respetando lo que sienten y quieren sin importar el qué dirán. Apoyando una nueva manera de hacer el mundo y transformándolo. Personas que no siguen lo establecido sino que dibujan lo propio. Compartir también el lado B de esas experiencias, mostrando que no todo es color de rosa. Se siente miedo en muchísimos momentos. Se atraviesan enormes dificultades pero es, en esos tiempos, donde las mayores capacidades florecen.

Quiero inspirarte a través de seres que crean sus días con mayor conciencia, para que cada vez seamos más los que nos atrevemos a recorrer esta ruta con corazón. En mi próximo posteo se viene una de esas historias que entusiasman y contagian ganas🙇‍♀️Espero que la disfrutes tanto como yo!!!❤🙏

Por Marcela D’Ambrosio, directora de Capital Humano de #sabelatierra, creadora de @liveworkjoy  Especialista en desarrollo humano, Coach ontológica, Instructora en mindfulness.