Hay ciertas noticias del mundo que son un real ejemplo a seguir. S贸lo se necesita buena voluntad de vecinos y autoridades para poder llevarlo a cabo.

En el barrio de Buderim, Australia, sus veredas y espacios p煤blicos demuestran lo que el poder de la comunidad puede lograr. Todo comenz贸 como repuesta a los altos precios de los limones en la ciudad de Queensland, entonces un grupo de vecinos se junt贸 y decidi贸 plantar un limonero en la vereda. Siete a帽os m谩s tarde, todo el barrio est谩 lleno de 谩rboles frutales y verduras org谩nicas totalmente disponibles para aquellos que deseen simplemente cosecharlas y utilizarlas.

El proyecto se denomin贸 Calle Urbana de Alimentos y el movimiento que comenz贸 con un simple lim贸n hoy ya re煤ne a 200 familias, dispersas en 11 calles. S贸lo en 2015, la iniciativa fue capaz de producir unos 900 kg de bananas, m谩s una cantidad enorme de lechugas, acelgas, tomates, limones, manzanas y mucho m谩s hortalizas y frutas. La receta para el 茅xito es la participaci贸n activa de toda la comunidad.

El barrio Buderim se ha convertido en una verdadera huerta gigante a cargo de la comunidad. Los jardines han sido transformados en huertas y flores, con grandes maceteros y 谩rboles frutales donde pululan ni帽os, adultos y p谩jaros atra铆dos por la fruta. En una entrevista con ABC de Australia, Caroline Kemp, una de los creadoras del proyecto, explic贸 que la calle alimentaria urbana cambi贸 la cultura local.

鈥淯no de los problemas con la cocina es que nunca se tienen las hierbas que uno necesita a las ocho de la noche, pero ahora tenemos de todo en el barrio, solo hay que salir a la calle y tomar lo que uno necesita para su comida鈥, dijo el co-fundador Duncan McNaught.

Adem谩s de la comodidad de tener siempre a mano alimentos, McNaught tambi茅n hace hincapi茅 en el impacto ambiental y personal que proporciona la agricultura urbana. Mantiene a la comunidad unida, al mismo tiempo que nos proporciona alimentos de calidad y m谩s saludables, tambi茅n se ahorra en petr贸leo, mejora la calidad del aire en el barrio y beneficios m煤ltiples.

Cualquier persona en el vecindario puede beneficiarse de lo que se produce sin ning煤n tipo de restricci贸n. Caroline explica que incluso la gente que ha plantado dentro de sus propiedades da libre acceso a los vecinos de tomar lo que necesiten, entre todos se coordinan para mantener el banco de semillas, repartirse las tareas de siembra y cuidados y gestionar el tema del agua para el riego.

Desde el comienzo de este proyecto de agricultura urbana, el barrio ha cambiado est茅ticamente, pero sobre todo ha cambiado el estilo de vida de los residentes.

驴Estamos a a帽os luz de poder hacer esto en la Argentina? Ser铆a una concreta soluci贸n a la alimentaci贸n, las familias beneficiadas gastar铆an menos dinero y se los estar铆a educando a cosechar su propio alimento. Ojal谩 pronto dejen de ser casos aislados y barrios enteros puedan disfrutar de estos beneficios. Quiz谩s no esperar la decisi贸n de las autoridades y ser los propios vecinos los que tomen la decisi贸n y comiencen a hacerlo.

El cambio de h谩bitos es posible y lo logramos entre todos!