Productos veganos, 100% naturales y artesanales, libres de crueldad animal, elaborados a base de plantas. Ecológicos, sustentables y biodegradables.

Sus principales productos están englobados en la biocosmética, cosmética natural, cuidado para el cabello, higiene personal, cuidado facial y del cuerpo. El shampoo sólido es uno de los favoritos de los consumidores. También se destacan sus productos hidratantes y terapéuticos.

Si bien Florencia Pereira es Licenciada en Turismo y Hoteler√≠a, en el 2019 le di√≥ un giro a su vida y comenz√≥ a dedicarse de lleno a su proyecto personal. “La historia de Angie Ferrazzini me inspir√≥, ver c√≥mo dej√≥ su trabajo convencional y se embarc√≥ en el emprendedurismo para darle nacimiento a Sabe la Tierra, nos cuenta Florencia.

Hace muchos a√Īos que le apasiona la cosm√©tica natural y buscando alternativas para su piel sensible e intolerante a los qu√≠micos, comenz√≥ a capacitarse como hobbie en fitomedicina, cosm√©tica natural, fitoterapias, aromaterapia. De a poquito empez√≥ a experimentar y a hacer sus propias ideas y productos. Todo se dio como una peque√Īa bola de nieve, los que probaban sus productos les gustaba y en el boca a boca se fue dando todo.

Y fue en abril del 2019 que tuvo que tomar la decisión de continuar con un trabajo diferente bajo relación de dependencia, o dejar todo y dedicarse de lleno a este proyecto personal que era lo que le gustaba y quería. Y con el apoyo de su familia, se embarcó económica y emocionalmente en darle vida a Alquimia Naturista.

Hoy ya tiene m√°s de 40 productos. Cada uno de ellos est√° formulado y elaborado desde cero, tiene su dise√Īo, su propio envase, su etiqueta, todo muy pensado, formulado y elaborado. “Le damos mucha importancia a todo el proceso y a que sean 100% naturales. Tambi√©n nos ofrecemos como punto de recolecci√≥n de los envases vac√≠os para reciclarlos, todo lo que ayude al cuidado del planeta nos interesa”.

En septiembre del 2019 lleg√≥ a Sabe la Tierra. “Fue realmente una gran oportunidad para mi emprendimiento, me sent√≠ escuchada y sent√≠ que creyeron en lo que yo hac√≠a, adem√°s hac√≠a a√Īos que los conoc√≠a y sent√≠a que mi proyecto era 100% acorde a su filosof√≠a y sus valores. A partir de ah√≠ se me abrieron las puertas a mucha gente, pude mostrar y compartir lo que yo hago, explicar personalmente en un contacto directo con el consumidor qu√© hago, c√≥mo lo hago y para qu√© lo hago. Hoy formamos una familia y realmente le doy las gracias a Sabe la Tierra porque el empezar a estar ah√≠ cambi√≥ mi vida y la de mi emprendimiento!”, finaliza Florencia.